Nicolás Maduro: nosotros o muerte

por Témoris Grecko Agosto 3, 2017 9:07 am

No ven "que grandes amigos e ideólogos de Chavez, como Heinz Dieterich, hace tiempo que denunciaron el desvío y fracaso del madurismo": Témoris Grecko.

Por Témoris Grecko

Hay poco de patriotismo en un movimiento político que dice “nosotros o muerte”, y por muerte se refiere a llevarse la patria al hoyo.
Eso es lo que está haciendo el madurismo en Venezuela.

Sus simpatizantes en el exterior hacen un acto de fe para no ver. Por ejemplo:

-No ver que el pueblo de Venezuela está mayoritariamente en contra. Le creen la alquimia electoral, a pesar de que los números de la votación del domingo son increíbles, a pesar de que la empresa que desde 2004 provee de servicios técnicos de voto al gobierno ha sostenido que las cifras oficiales son una mentira, a pesar de que es inverosímil que tengan los mismos votos que en la última elección de Chávez.

-No ver que es insostenible que acusen a la oposición de haberse negado a participar en la Constituyente, cuando la Constituyente fue diseñada para excluir a la oposición, para sustituir a un poder constitucional, que es el Legislativo.

-No ver que al reemplazar al Legislativo destrozan la Constitución que hizo el chavismo.

-No ver que no han presentado razones para hacer una Constitución nueva aunque fue el mismo Chávez quien hizo la que está vigente. ¿Por qué ahora hace falta?

-No ver que Chávez hizo ejemplo de consultar al pueblo: si quería nueva Constitución, quiénes debían redactarla, si le gustaba la nueva Constitución. Ahora ni preguntan si quiere ni le permiten elegir con libertad, porque la Constituyente fue diseñada para asegurar una mayoría artificial madurista mediante la sobrerrepresentación de los sectores que todavía lo apoyan.

-No ver que Maduro está rompiendo con las reglas al utilizar sin cortapisas la persecución judicial contra los opositores y la represión policiaca contra la gente.

-No ver que a Chávez se le pueden echar en cara muchas cosas pero no la de haber perdido el respaldo mayoritario, mientras que ahora el madurismo está aislado.

-No ver que Chávez reconoció el resultado la única vez que perdió un proceso electoral y aceptó las consecuencias, que la izquierda argentina o chilena también, pero el madurismo se niega a aceptar las consecuencias, trata de revertir el resultado y se niega a realizar las elecciones locales que tocaban.

-No ver que en Venezuela no hay prensa libre, que periodistas como yo muy difícilmente podríamos ejercer nuestro trabajo.

-No ver que la negativa rotunda a compartir el poder y aceptar que el pueblo ya no los quiere en el poder (es decir, la negativa a convertirse en oposición y prepararse desde ahí a volver a competir por el poder) está fortaleciendo a los sectores más extremos, incluso golpistas, de la oposición, y debilitando todavía más a los que podrían intentar una transición pactada que respete las conquistas sociales del chavismo.

-No ver que los actos del madurismo afectan gravemente las luchas de la izquierda en América Latina.

-No ver que nadie –aparte de sus correligionarios de fe- les compra el argumento de que todo todo es culpa de Washington y de que la lucha contra el imperialismo yanqui lo justifica todo todo.

-No ver que, sin embargo, están regalándole a Trump los argumentos para meterse con Venezuela y propiciar un golpe de Estado, sea duro o blando.

-No ver que, si bien es ridículo que el gobierno de México se escandalice por las violaciones de derechos humanos y políticos en Venezuela cuando aquí es él quien los viola, y que es vergonzoso que el canciller mexicano se comporte como mandadero de Trump, esto no justifica las acciones de Maduro y denunciarlas no impide denunciar también las del gobierno de México.

-No ver que grandes amigos e ideólogos de Chavez, como Heinz Dieterich, hace tiempo que denunciaron el desvío y fracaso del madurismo.

-No ver que el descontento en Venezuela se origina en gravísimos problemas reales de la vida cotidiana de la gente, y que la crisis de abasto y las migraciones masivas de compras a Colombia no son invento de los medios.

-No ver que Maduro no es Chávez.

-No ver que su aferramiento está llevando a la guerra civil.

-No ver que en ella perderán todos, correrá mucha más sangre y se pondrá en riesgo la patria misma.

Contenido relacionado

Escribe un comentario