Las bravatas de Trump y los silencios de Peña

por Miguel Pulido Agosto 4, 2017 3:34 pm

Intervenir militarmente en un problema doméstico (aunque tenga claros efectos transfronterizos) es un disparate en términos de soberanía, relaciones entre vecinos, legalidad y un largo etcétera.

 

Por Miguel Pulido

Una vez más, Donald Trump ha encendido el escenario político nacional. Una publicación del Washington Post confirmó lo que revelaciones periodísticas habían deslizado ya desde febrero respecto al contenido de una llamada entre los presidentes de México y Estados Unidos.

De acuerdo a la transcripción hecha pública el 3 de agosto por el WP, Trump mencionó que el Ejército Mexicano no puede contra la delincuencia organizada. Fue más lejos, dijo que tienen miedo. El contenido y las respuestas ensayadas en el diálogo entre presidentes es de suma importancia. A la luz del contexto hay muchas razones para preocuparse. Aquí 7 de ellas:

1.- El gobierno mexicano siempre ha sostenido que la llamada sucedió en un tono cordial y conciliador. Es obvio que la lectura de un texto no revela más detalles sobre las entonaciones, el volumen o las pausas. Sin embargo, tengo mis dudas sobre la versión oficial que insiste en presentar el diálogo como fraterno. Mi escepticismo deriva de la manía de este gobierno por mentir. Eso y que no me queda claro por qué alguien que, como Donald Trump que insultó a su oponente en campaña, a la prensa, al presidente de su propio partido y a todo el mundo, tendría que ser tan dócil con Peña Nieto.

2.- ¿Recuerda usted cuál fue el argumento central para extender aquella absurda y ofensiva invitación a Trump en noviembre de 2015? La necesidad de mandar un mensaje a los mercados que se podía dialogar con él. Bajo esa premisa, una vez que Trump triunfó, Videgaray volvió y se instaló en la Cancillería. La transcripción de la llamada confirma la apuesta de Enrique Peña Nieto porque la relación de Videgaray con el yerno de Trump (Jared Kushner) fructifique para los intereses mexicanos. Pero ese objetivo y las capacidades para alcanzarlo siguen pareciendo minúsculos. El texto de la llamada confirma que Trump es una persona que se siente cómoda en el caos, en el conflicto y en la contradicción. Siete meses después del nombramiento de Videgaray, parece confirmarse que al que “vino a aprender” le sigue faltando empaque.

3.- Aunque la transcripción revela una posición más agresiva, suponga usted que efectivamente Trump sólo haya ofrecido cooperar con México. Imagine (no sé cómo, pero hágalo) que lo hizo en tono amable y conciliador. Pues bien. Las palabras de Trump no dejan lugar a dudas: realiza una acusación de debilidad extraordinaria. Eso, en sí mismo, merecía una respuesta y aclaración contundente que no salió (ni sale) por ninguna parte.

4.- Pasada la lectura de debilidad, hay otro problema. Intervenir militarmente en un problema doméstico (aunque tenga claros efectos transfronterizos) es un disparate en términos de soberanía, relaciones entre vecinos, legalidad y un largo etcétera. Da igual el tono. Genera muchas sospechas la forma. El gobierno mexicano sigue sin ensayar un posicionamiento firme frente a ello.

5.- La revelación del contenido de la llamada entre Trump y EPN, se suma a la cascada de filtraciones que no se detiene en la Casa Blanca. En todas ellas se busca demostrar una debilidad del presidente republicano. En este caso, por ejemplo, se confirma la falta de un plan serio y las mentiras respecto a la construcción del muro y la promesa de que México lo pagaría. Pero hay otro subtexto, la confirmación de que Trump es agresivo con sus interlocutores, que se expresa con ellos en privado con el mismo tono que habló en público durante la campaña y que es desorganizado en el diálogo. Frente a ello, Peña Nieto sólo presenta capacidad de respuesta para dos temas: el muro y el Tratado de Libre Comercio. En lo que importa para México, la llamada muestra que, frente a un interlocutor desconcertante, EPN luce con reacción limitada.

6.- Si usted no sabe quién es Steve Bannon, vale más que se aprenda el nombre y que sepa un par de cosas sobre él. Acumula poder dentro del gabinete de Trump. Breitbart –medio digital de su propiedad- aborda los temas de inmigración y narcotráfico con mucha carga negativa. En sus perspectivas de abordaje sobre el narco en México habla de “Narco-Terrorism”. Sí, una categoría que junta a los dos “enemigos” más peligrosos para un sector conservador y racista de la sociedad de los Estados Unidos. ¿Por qué importa esto en el contexto de la revelación de la llamada? Por la lectura de los tipos rudos y lo que hay que hacer con ellos en México.

7.- La posición de Trump sobre el narcotráfico “mexicano” fue uno de los temas menos atendidos durante la campaña. De las amenazas de Trump al respecto y de su posible uso para acciones más radicales y extremas casi nadie se ocupó. Se trata de una narrativa que traslada a un solo lado de la frontera la fuente del problema y que enfatiza en la incapacidad del gobierno mexicano para reaccionar. Esto, ya la habíamos abordado en noviembre del 2015 aquí: http://aristeguinoticias.com/1811/mexico/el-narcotrafico-del-que-habla-trump-videocolumna-de-miguel-pulido/

Por estas y otras razones, hay que tomarse con preocupación la llamada con Trump.

Contenido relacionado

Escribe un comentario