Cardenal Rivera no denunció 15 casos de pederastia que conocía: Athié

por Redacción AN Julio 6, 2017 12:09 pm

"Por primera vez un obispo mexicano va a ser investigado (por encubrimiento) y por lo mismo llamado a declarar respecto de sus mismas palabras dichas en público respecto a estos delitos", contó en Aristegui en vivo.

El ex sacerdote Alberto Athié explicó la denuncia presentada el 2 de junio contra el cardenal Norberto Rivera, por “presunto encubrimiento de delitos cometidos por sacerdotes presuntamente pederastas”, ya que el propio Rivera reportó 15 casos a Roma pero no los denunció ante las autoridades mexicanas.

En entrevista para Aristegui en vivo, respondió a la “serie de descalificaciones” por parte del vocero de la Arquidiócesis, Hugo Valdemar, quien dijo que su denuncia “no tenía sustento y era para hacer escándalo y ruido ante la renuncia del cardenal”.

Recordó que el cardenal Rivera reconoció, en diciembre 2016, por un lado que no había protegido pederastas a pesar de las acusaciones en su contra, pero que sí había conocido 15 casos.

“(Rivera) Envió esos casos a Roma, y dice que afortunadamente a él no le tocó las sentencias correspondientes pero que fue el Papa mismo quien las emitió… dice que como él cumplió con el procedimiento interno él no encubre pederastas… pero ese tipo de delitos por ley están obligados a denunciarlos ante las instancias federales, que son la Secretaría de Gobernación y la Procuraduría General de la República”, detalló. 

Con base en la información que tenían, Athié fue uno de los que presentaron la denuncia contra Rivera.

Expuso que “hubo un proceso de presión interna en las instituciones correspondientes sobre el caso porque obviamente en nuestro país no estamos acostumbrados a llamar a rendir cuentas, a declarar, a personas con estas investiduras ante autoridades competentes. Siempre se estuvo de una manera u otra evadiendo las obligaciones porque cuando se trata de delitos graves en contra de la dignidad de los derechos de niñas y niños, la Convención obliga a los países miembros a actuar de oficio, ni siquiera es necesaria presentar una denuncia al respecto y más cuando se trata de quince casos que reconoció el cardenal”.

En la PGR, aseguró, “se da un paso histórico porque por primera vez en la historia de nuestro país, con tantos casos conocidos, por primera vez un obispo mexicano va a ser investigado y por lo mismo llamado a declarar respecto de sus mismas palabras dichas en público respecto a estos delitos”.

Hasta ahora se ha reunido en dos ocasiones con la subprocuradora de la PGR quien turnó el asunto a la Fiscalía Especial para los delitos de violencia contra las mujeres y trata de personas (Fevimtra).

Después, “nos reunió con la Ministerio Público correspondiente para enseñarme la carpeta de investigación que se había abierto, con nuestra demanda y algunos papeles ya integrados”.

Lo que hicieron en Fevimtra es “empezar a validar la información que habíamos entregado”.

Cuando sea llamado a declarar, el Cardenal “tiene todo el derecho de decir que no menciona nada”, reconoció.

Pero ya habló de este asunto con el nuncio del Vaticano en México, Franco Coppola, y otros temas.

Sobre dicha reunión dijo que “es la primera vez desde el 2003 que yo presenté mi renuncia pública al Papa Juan Pablo, que me cita un nuncio para hablar con él”.

“Quería entender los términos de la misma (de la denuncia)”, refirió.

Fue el jueves de la semana pasada en las oficinas de la sede de la Nunciatura, donde “estuvimos un poco más de dos horas platicando al respecto”.

(Ve la segunda parte de la entrevista en Aristegui en vivo, donde cuenta la reunión que tuvo con el nuncio del Vaticano en México) 

Contenido relacionado

Escribe un comentario