El “Rayo” que incendió todas las pistas (nota y video)

por Erik B. Casas agosto 12, 2017 9:29 am

Usain Bolt será recordado como el hombre más rápido del mundo, también como el que bajó de los 9.79 segundos en 100 metros planos sin usar sustancias prohibidas.

Hoy, cuando suelte la estafeta, habrá concluido una de las historias más extraordinarias del deporte mundial. El hombre más rápido del planeta habrá dejado para siempre las pistas e iniciará su leyenda.

Usain St. Leo Bolt dice adiós al atletismo mundial esta noche, tiempo de la Ciudad de México, cuando el equipo jamaiquino 4×100 metros se presente en la final de la especialidad en el Campeonato Mundial de Londres 2017. 

Más allá del resultado en su última carrera colectiva, el atleta de 30 años escribió ya, y con grandes letras doradas, su hazaña deportiva; como legado nos deja 11 títulos mundiales, 8 cetros olímpicos y dos plusmarcas individuales. 

Récords, títulos y medallas a un lado, Bolt demostró que sí es posible romper barreras que otros creían imposibles sin el uso de sustancias prohibidas. El velocista jamaiquino es un ejemplo de limpieza y honestidad, donde muchos otros ganaron con trampa y engaños, detectados o no.

 

“Imposible competir y ganar sin doparse”

Los que cargamos con 40 años o más en la mochila y estuvimos atentos al televisor el 24 de septiembre de 1988, día de la esperadísima final olímpica de los 100 metros planos, jamás olvidaremos esa carrera.

Yo, al menos, la tengo tan presente como si hubiera sido ayer, eso que han pasado casi 29 años de una cabalgada que cimbró al mundo.

Ese día en Seúl, el canadiense Benjamin Sinclair Johnson pulverizó la marca mundial en el hectómetro al registrar un inaudito tiempo de 9.79 segundos, cuando todos sus rivales, entre ellos, el estadounidense Carl Lewis, a duras penas superaban la barrera de los 10 segundos.

La demostración del canadiense fue tan aplastante, que incluso se dio el lujo de levantar la mano y festejar su victoria a unos metros de cruzar la meta. El periódico Toronto Star publicó en su portada “Benfastic” para describir la gran hazaña del atleta nacido en Falmouth, Jamaica (30 de diciembre de 1961).

Lo que sucedió tres días después es bien conocido, rastros del anabólico esteroide “estanozolol” (usado para el desarrollo y volumen muscular) en la orina de Johnson fueron el inicio de una pesadilla. Tan rápido como alcanzó la gloria, cayó en desgracia.

Johnson fue obligado a devolver la medalla de oro, misma que fue entregada a Lewis, su principal rival y detractor, y el récord mundial del canadiense borrado de los libros. No fueron pocas las voces que aseguraron que nadie, absolutamente nadie, puede correr los 100 metros en ese tiempo sin doparse, al fin y al cabo, el cuerpo humano tiene sus límites. 

Los 9.92 segundos del norteamericano fueron aceptados como nuevo récord mundial, mientras que el británico Linford Christie (9.97) y el también estadounidense Calvin Smith (9.99) completaron el podio olímpico.

Por días no se habló de otra cosa y mientras Johnson declaró “sólo tomé ginseng, pero esto no mejoró mi rendimiento, eso lo hizo el talento” e intentó demostrar su inocencia, los especialistas se dedicaron a lincharlo, incluso Jean Charest, entonces ministro de deportes de Canadá, lo sancionó a perpetuidad, cuando la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) lo castigó con dos años.

Su regreso a la competencia en 1991 fue entre lesiones y registros por arriba de los 10 segundos, al tiempo que un nuevo positivo, esta vez por exceso de testosterona (su coeficiente era de 10.3, cuando lo permitido es 6) marcó su expulsión de por vida del atletismo y lo condenó al ostracismo, cuando otro ministro de deporte canadiense, Pierre Cadieux, se refirió a Johnson como una “desgracia nacional” y le sugirió que volviera a Jamaica.

 

Nace una estrella en Sherwood Content

Johnson no regresó a Jamaica. Por entonces, en la isla caribeña, el niño Usain daba sus primeros pasos, sin saber que estaba destinado a terminar para siempre con la controversia creada alrededor del canadiense y su malograda carrera atlética.

Dos décadas después, Bolt demostró que el ser humano sí es capaz de correr los 100 metros por debajo de los 9.79 segundos y sin necesidad de recurrir a sustancias prohibidas.

Desde su presentación en el Campeonato Mundial Junior 2002, donde ganó la medalla de oro en los 200 metros lisos, el espigado atleta de 1.95 metros de estatura, dueño de una zancada amplia y poderosa, demolió tantos récords, como mitos, en la prueba reina del atletismo.

En los últimos 15 años, Bolt ha dominado como ningún otro atleta en la historia los 100 y 200 metros planos, y contribuido para que Jamaica sea considerada como la cuna de los mejores velocistas del mundo.

La trayectoria de el “Rayo” es meteórica, siempre en ascenso. El Campeonato Mundial de Osaka 2007 fue su plataforma de lanzamiento, también la única vez que ha ocupado el segundo lugar en los 200 metros y relevo 4×100.

En Beijing 2008, Bolt compartió créditos con el nadador estadounidense Michael Phelps como las figuras más destacadas de los Juegos Olímpicos, tras ganar los 100 y 200 metros planos, así como el relevo 4×100.

Las tres medallas de oro, acompañadas de sus respectivas marcas mundiales, hicieron del jamaiquino toda una celebridad; no obstante, el COI ordenó en enero del 2017 la devolución de la presea dorada, debido al dopaje de Nesta Carter en la carrera por equipos.

Más allá de sumar ocho en lugar de nueve oros olímpicos, la falta de Carter impidió a Bolt un histórico “triple-triple”, como el único atleta en repetir el primer lugar en cada una de las tres pruebas de velocidad en las que compitió durante tres ediciones veraniegas consecutivas: Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016.

Sin embargo, nada opaca la imagen de Bolt como el mejor velocista de la historia y se retira del atletismo con dos impresionantes plusmarcas mundiales en 100 y 200 metros libres, ambas conseguidas en Berlín 2009, donde asombró al completar las distancias en 9.58 y 19.19 segundos, respectivamente.

Usain Bolt – 9.58 at Berlin (2009)

Usain Bolt has run the three fastest times ever recorded by a human being over 100m, this is the fastest of the lot, and the fastest there has ever been….

Posted by Legends of Sport on Thursday, February 9, 2017

Esta semana, el 5 de agosto, sucedió lo que tarde o temprano tenía que ocurrir, Bolt finalmente perdió.  La megaestrella jamaicana de 30 años llegó tercero con un tiempo de 9.95 segundos, atrás de los dos norteamericanos, Christian Coleman (9.94) y Justin Gatlin (9.92).

Bolt intentará despedirse con su duodécimo título mundial en la cita británica, pero más allá del resultado, se lleva el reconocimiento de ser el hombre más rápido que ha pisado una pista y uno de los mejore atletas que han existido.

banner-deportes

Contenido relacionado

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación.


Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]