¿Cómo evitó Nintendo la bancarrota?, y más en ‘La gran historia de los videojuegos’

por Redacción AN Febrero 15, 2017 2:07 pm

Steven L. Kent hace un recorrido por la evolución de los videojuegos.

La primera piedra para la creación de los videojuegos se puso en 1889, cuando Fusajiro Yamauchi fundó Marufuku Company, empresa dedicada a crear y distribuir Hanafuda, un juego de carta japonés. En 1951 el negocio cambió de nombre a Nintendo, que en castellano quiere decir “Deja la suerte al cielo”. El nombre resultó premonitorio y se convirtió en uno de los pioneros en materia juegos interactivos.

En paralelo se desarrollaron los juegos electromecánicos y los fotomatones, todo en conjunto abonó para la evolución de los videojuegos.

La gran historia de los videojuegos (Ediciones B), de  Steven L. Kent, es quizá el ensayo más detallado del origen de una industria que cambió el rumbo del entretenimiento. Apenas publicado por primera vez en México, conviene advertir que su primera edición data de hace 16 años, de modo que no deberás esperar que llegué hasta lo último de una disciplina que cambia día a día.

Cuenta con detalle el surgimiento de Sega en 1964 y de Atari en 1972, auténticos titanes en la materia. Así como existía una carrera espacial, atrás de las primeras computadoras y televisiones, se gestaba una competencia por un negocio marcado con el signo de dólares. Surgieron Pong, Home Pong de Atari y Gunfight (1975), de Midway Games, el primero en usar un micrprocesador.

Las variaciones se aceleraron y en 1979 Atari puso en el mercado Asteroids, su videojuego más vendido en toda su historia. Más tarde Namco lanzó Pac-Man (1980), y nada volvió  ser igual. Sin ánimo de rezago, Nintendo sacó a la venta Donkey Kong (1981). La cultura popular sucumbió entonces ante el encanto. Ese año los salones recreativos, conocidos en México como ‘maquinitas’, facturaron 5 mil millones de dólares tan solo en Estados Unidos.

Siguieron Tetris, The legend of Zelda. Intellivision, Colecovision. Los ochenta estuvieron marcados por la explosión de un nicho que se expandió como pólvora alrededor del mundo. Para la década de los noventa Nintendo  tuvo un segundo aire. Gracias al lanzamiento de Donkey Kong Country recuperó el control del mercado y vendió su cartucho mil millones en 1996, y sólo se vieron amenazados por Bandai, los creadores de Tamagotchi; y por la fusión de Sega con DreamWorks y Universal. Atari no supo o no pudo mantener el paso y fue adquirido por Hasbro.

El apetito por consumidores obligó a mejorar los gráficos, los temas, y todo lo que compone un dispositivo. Internet potenció sus posibilidades hasta llegar a los juegos en línea. La investigación de  Steven L. Kent llega hasta 2001. El resto da para otro volumen cuyo contenido aún se está creando.

libros

Contenido relacionado

Escribe un comentario