Factores decisivos en la elección del Estado de México

por Araceli Damián Mayo 15, 2017 11:01 am

Luego de que las encuestadoras manipularon los resultados de sus encuestas a favor de Peña en 2012, existe duda sobre sobre los resultados que ahora presentan.

Por Araceli Damián

A pesar de que parece haber aumentado, en comparación con 2012, el grado de conciencia ciudadana sobre la importancia que tienen las elecciones en la vida de los mexicanos, seguimos viendo lamentables prácticas de compra y coacción del voto, junto con una actitud cínica de los gobiernos federal y estatales, en relación a su ilegal apoyo a candidatos del PRI, como está sucediendo en el Estado de México.

Después de la experiencia del desaseado proceso de 2012, en el que las encuestadoras manipularon los resultados de sus encuestas a favor de Peña, debo señalar que tengo mis reservas sobre los resultados que ahora presentan, aunque, reconozco que las casas encuestadoras y algunos medios de comunicación están siendo más cuidadosos al presentar los resultados de sus sondeos electorales.

Así, aun cuando encuestadoras y medios de difusión tienen claras “inclinaciones” a favor del régimen y un miedo irracional a Morena reportan el impresionante crecimiento de las preferencias a favor de Delfina Gómez de Morena en el Estado de México, poniéndola en ocasiones como la puntera de la contienda o en empate con Alfredo del Mazo, del PRI. Las encuestas también muestran en un lejano posible tercer lugar a los candidatos del PAN, Josefina Vázquez Mota y del PRD Juan M. Zepeda.

También se constata una decadente trayectoria de la fallida ex candidata presidencial y ahora candidata al gobierno del Estado de México por el PAN, Josefina Vázquez Mota, quien cínicamente montó su campaña en la lucha contra la corrupción cuando ella ha sido señalada en varios medios como una pieza más de la cúpula del poder que hace uso indebido de recursos. Como se recordará, se ha señalado que “Juntos Podemos”, asociación de la que Vázquez Mota es presidente honoraria, ha recibido de la administración de Peña más de 900 millones de pesos, a pesar de no estar registrada como donataria y la candidata no ha aclarado el destino de dichos recursos. 

Independientemente de lo coherente que parecen, a primera vista, las tendencias de las preferencias electorales, quiero señalar que existen algunos datos de las propias encuestas que hacen casi imposible creer que Del Mazo tenga un porcentaje competitivo de las preferencias. Por ejemplo, según la encuesta de Reforma (del 25 de abril), 94% de los mexiquenses encuestados dijeron estar de acuerdo con la frase “Las cosas en el estado tienen que cambiar”, lo que supondría que votaría por un partido diferente al PRI y que Del Mazo tendría asegurado sólo el 6% del voto. Pero se reporta con 28% de las preferencias electorales, algo bastante incoherente si consideramos además que sólo 14% de los encuestados opina que “Es mejor que las cosas en el estado sigan como van”.

Según este medio, Delfina Gómez, de Morena, tenía el mismo porcentaje de preferencias electorales (28%), mientras que según Consulta Mitofsky tenía una ligera ventaja (24.4% a su favor, frente a 23.6% de Del Mazo). Además, Delfina viene subiendo, en cambio Del Mazo ha bajado en las preferencias electorales. Esto mostraría que existen grandes posibilidades de que el voto útil (que puede decidir la elección), favorezca a Delfina Gómez.

Todo dependerá de la decisión de los ahora dicen querer votar por Vázquez Mota o Zepeda, pero que al quedar rezagados opten por Delfina o Del Mazo. Debe considerarse que Del Mazo tiene un elevado porcentaje de rechazo: 42% dijo que no votaría por él según Reforma y 46.4% según Consulta Mitofsky; en cambio el rechazo por Delfina es muy bajo (12% y 6% no votaría por ella según Reforma y Mitofsky, respectivamente).

El gobierno federal quiere asegurar a toda costa el triunfo del PRI en el Estado, por lo cual, como nunca antes se había visto, funcionarios federales visitaron el estado en más de un centenar de veces, entregaron programas y regalaron dádivas a fin de obtener el voto a favor de su partido.

Algo muy preocupante es el hecho de que recientemente ha sido denunciada una posible triangulación de recursos por un monto de mil 600 millones de pesos entre el gobierno del estado y la empresa española OHL, constructora consentida de Peña (que construyó el Circuito Exterior Mexiquense y el Viaducto Bicentenario), que según sus denunciantes puede ser utilizado para la compra de voto. De igual forma, de acuerdo a la Revista Proceso, Eruviel Ávila cínicamente entregó programas por un monto de más de 54 millones de pesos en los últimos meses y hasta un poco antes de iniciar la veda electoral.

Las autoridades electorales han sido omisas en su obligación constitucional de garantizar la celebración de elecciones auténticas y libres. Por lo que, una vez más, las campañas electorales se desarrollan en un contexto de ilegalidad e inequidad que pone en duda la legitimidad del proceso en su conjunto. Aspecto que ha sido denunciado a través del portal #NiUnFraudeMás.

Los mexiquenses tienen una gran oportunidad para poner fin a más de 80 años de cacicazgos, autoritarismo, privilegios y corrupción del PRI. Deben considerar que, a pesar de que su estado es inmensamente rico y el de mayor cantidad de población, aun así, tiene una aguda pobreza, más alta que el promedio nacional. En 2014, en el Estado de México 87.2% de su población era pobre, frente a 83.4% en el país y 67.8% en la Ciudad de México.

MEXIQUENSES, si en verdad quieren un cambio en el Estado de México, salgan a votar este 4 de junio.

Contenido relacionado

Escribe un comentario