‘En los últimos 20 años nuestra visión del universo ha cambiado de una manera increíble’: Gerardo Herrera Corral

por Redacción AN / HG diciembre 1, 2019 6:03 am

El autor de ‘Agujeros negros y ondas gravitacionales’, sostiene todo lo que nos hace humanos es resultado de la imaginación.

Por Héctor González

Desde pequeño Gerardo Herrera Corral (1963), comenzó a interesarse por los grandes misterios del universo. Tras terminar sus estudios como técnico agrícola se dedicó a profundizar en las matemáticas y la física. Producto de su preparación se convirtió en el líder del equipo mexicano en el proyecto Alice, en el Gran Colisionador de Hadrones. En los últimos años ha alternado sus investigaciones con el ejercicio de la divulgación científica, área dentro de la que recién publica su nuevo libro, Agujeros negros y ondas gravitacionales (Sexto Piso).

¿Cómo llegaste a la ciencia?

Soy de un lugar donde todo gira alrededor de la agricultura y la ganadería, Delicias, Chihuahua. Ahí se construyó el Sistema de riego 05 en la época de Lázaro Cárdenas. Fue un proyecto exitoso y extraordinario. Dio sustento y una atmósfera de crecimiento a la región. Yo estudié de hecho, para técnico agrícola. Como es una carrera terminal no tenía la posibilidad de ir a la universidad, pero mientras la estudiaba descubrí que me gustaban mucho las matemáticas y decidí hacer la preparatoria nocturna para ir a la universidad. Me inscribí en la Universidad Autónoma de Nuevo León, aunque no tenía los medios para mantenerme. En ese momento mi hermano mayor que estaba terminando la carrera, me apoyó para estar en el Tecnológico de Monterrey.

¿A partir de cuándo tuviste curiosidad por las estrellas y el espacio? ¿Cuánta de la curiosidad de joven se mantiene ahora?

Cada caso es distinto, pero creo que me siguen dando curiosidad las mismas cosas que cuando era niño. Desde pequeño me cuestionaba sobre el origen de la vida, el universo y la posibilidad de vida en otros planetas. Mis inquietudes siempre han estado ligadas con los orígenes y cuando las dudas se relacionan con los orígenes irremediablemente el camino está en la ciencia.

¿Y en qué momento llega la vocación por hacer divulgación?

Todo el tiempo he tratado de escribir y dar charlas. No sé porqué se me da, lo que sí se es que la divulgación no es bien vista por la academia. Tampoco es considerada en las evaluaciones ni en ninguno de los marcos en los que nos movemos los investigadores. ¿Por qué sacrificar tiempo qué podríamos dedicar a la investigación?, no sé. Supongo que la respuesta la tenía Carl Sagan cuando explicó que no entendía como los científicos no querían conversar acerca de su trabajo. En lo personal tengo mucho gusto por lo que hago y soy afortunado porque he visto realizados muchos de mis sueños de niño.

¿Cómo cuáles?

Ver la imagen de un agujero negro es extraordinario. Nunca pensé que fuera a ocurrir y este año lo vimos. Nunca imaginé ver un atardecer en Marte y ahora tenemos una fotografía extraordinaria de su ocaso. En los últimos veinte años nuestra visión del universo ha cambiado de una manera increíble y lo mismo ocurrió con la vida. Ahora estamos aprendiendo cosas geniales sobre la conciencia.

En tus ensayos usa las metáforas para explicar cosas complejas, ¿qué posibilidades aportan a tus textos?

La metáfora es un recurso literario para explicar las cosas. Además, tiene cierta profundidad. En ese sentido, soy seguidor de Platón y su concepción del universo. Para mí, la metáfora se ha vuelto una parte de la realidad. Creo que también se le puede definir como la única manera de comunicar y de concebirnos.

Has declarado que la imaginación nos va a salvar, ¿cómo entiende la imaginación un científico?

Todo lo que nos hace humanos es resultado de la imaginación y no me refiero nada más al arte, la ciencia o la curiosidad. También hablo de los problemas que tenemos que afrontar ahora como son el crecimiento de la población, la desigualdad o la cuestión medio ambiental. Las actividades más sublimes de los seres humanos son dos: el arte y la ciencia. A través de ambas nuestra especie encontrará la salida a los problemas y las respuestas a las grandes preguntas, en ese sentido que nos va a salvar.

¿Cómo convive la duda con la ciencia?

En general los seres humanos tenemos muy marcada la idea de que la ciencia significa certeza. Es paradójico porque en realidad la ciencia parte de la duda, y ahí tiene una de sus debilidades. Al menos para mí la duda es una debilidad enorme ante la certeza absoluta que representa la fe religiosa con una fuerza descomunal. La ciencia siempre tiene propuestas y ofrece verdades provisionales. No deja de ser curioso que de esa debilidad vengan las respuestas más contundentes que se pueden plantear a todas nuestras preguntas existenciales.

¿Qué da más gusto desmontar una teoría o llegar a una certeza?

La ciencia se divide entre ambas cosas. Es fantástico encontrar una respuesta porque eso es lo que buscamos, pero curiosamente lo que alimenta la actividad científica es una sensación. No solamente la duda y la crítica al estado de las cosas, hay una sensación que impulsa al científico ante el misterio. Cuando se cae una teoría o aparece algo que no esperábamos, tal vez no tenemos la alegría que nos da encontrar una respuesta, pero sí nos recuerda nuestra posición ante el misterio. Es fantástico aceptar que uno no necesariamente sabe lo que cree.

libros

Contenido relacionado

Te recomendamos

Lo más leído

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación.


Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a comentarios@aristeguinoticias.com

Viral