AMLO se aleja más de los derechos humanos (Artículo)

por Jacobo Dayán junio 4, 2019 7:00 am

"El estado de toda esta agenda fue lo que a AMLO no le pareció relevante. Bien por la CNDH en haber hecho público este desprecio por parte del ejecutivo. Mal que desde SEGOB no se pudo convencer al presidente", escribe Jacobo Dayán.

Por @dayan_jacobo

Ni en los peores años de la simulación y desprecio por los derechos humanos el presidente había dejado de recibir públicamente el informe anual de actividades de la CNDH.

Así lo reporta la propia CNDH: “En un hecho inédito, desde la creación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, hace casi 29 años, el Ejecutivo Federal no recibió el Informe de Actividades del Ombudsperson Nacional de manera directa para para que este Organismo Autónomo expusiera el balance anual sobre la situación de los derechos humanos en México, así como reflexionara sobre retos a enfrentar en 2019”.

Aunque el informe contiene información que corresponde a otra administración, el actual gobierno es el responsable de esta agenda. Desafortunadamente este desprecio no es nuevo. A seis meses de haber iniciado el gobierno, la agenda de justicia transicional sigue fuera de las prioridades.

Solo por mencionar algunas de las agendas prometidas y olvidadas. En temas de justicia, la nueva fiscalía aceptó tener un rezago de cientos de miles de expedientes. Está desbordada y sin capacidades instaladas. ¿La justicia tendrá que esperar lustros o se creará, como se ofreció en campaña, un mecanismo extraordinario contra la impunidad con componente internacional? ¿La Comisión Nacional de la Verdad será una realidad o se quedará como promesa de campaña? A pesar de los múltiples discursos ¿habrá un mecanismo extraordinario para atender la crisis forense como lo exigen los colectivos de víctimas? En temas de seguridad, a pesar de las múltiples voces que se opusieron, la respuesta fue la militarización sin controles.

Allí queda el Informe de Actividades 2018 de la CNDH que el presidente se rehusó a recibir públicamente. En él se detallan parte de los grandes pendientes en materia de derechos humanos que requieren atención urgente: “personas desaparecidas, tortura, desplazamiento forzado interno, explotación y abuso a migrantes, fosas clandestinas, violencia de género, trata de personas y violencia contra periodistas”. El estado de toda esta agenda fue lo que a AMLO no le pareció relevante. Bien por la CNDH en haber hecho público este desprecio por parte del ejecutivo. Mal que desde SEGOB no se pudo convencer al presidente.

Es difícil saber si el desprecio de AMLO es ante la agenda de derechos humanos o ante la CNDH. Se comenta el interés por descafeinar esa institución aprovechando el relevo que tendrá que haber a finales de año. Al parecer les corresponderá, de nuevo, a víctimas, organizaciones de la sociedad civil, academia y medios salir en defensa de una institución que ha costado años ir consolidando y recuperando del control desde el ejecutivo.

Las palabras de Luis Raúl González Pérez, titular de la CNDH, parecen indicar lo que desde sociedad civil se ha venido comprobando, lo único que queda es la esperanza para rescatar esta agenda: “Ojalá que el respeto a la dignidad humana efectivamente encuentre un espacio y lugar dentro de políticas y programas de gobierno”. Si la agenda de derechos humanos descansa en un “ojalá” estamos en graves problemas. La violencia y la impunidad, a pesar del discurso gubernamental, seguirán si no se establecen mecanismos extraordinarios para atender esta crisis de Estado. El costo de posponer esta agenda por otro sexenio será catastrófico.

 

Contenido relacionado

Te recomendamos

Lo más leído

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación.


Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a comentarios@aristeguinoticias.com

Viral