“El INAH, en estado de alarma por la situación laboral”: Eduardo Matos Moctezuma

por Redacción AN / HG febrero 10, 2019 10:50 am

El arqueólogo mexicano advierte que la incertidumbre de los trabajadores pone en riesgo la continuidad de proyectos de investigación.

El próximo año Eduardo Matos Moctezuma cumplirá 60 años trabajando en el Instituto Nacional de Antropología e Historia. “He visto pasar a casi todos sus directores”, reconoce el arqueólogo encargado del proyecto del Templo Mayor. Durante este periodo la dependencia ha vivido toda clase de experiencias.

Ganador de las medallas Henry B. Nicholson por la Museo Peabody de la Universidad de Harvard y de la Orden al Mérito por el gobierno francés, Matos Moctezuma ha obtenido además, el  Premio Nacional de Ciencias y Artes en el Área de Historia y en 2017 la Universidad de Harvard inauguró en su honor.

En entrevista, el investigador miembro de El Colegio Nacional, es enfático cuando señala: “El INAH ha enriquecido la historia de México”.

¿Qué tan fortalecido llega el INAH  su aniversario 80?

Efectivamente hace 80 años fue creado el INAH, por el presidente Lázaro Cárdenas. Todos sus trabajadores desde técnicos hasta académicos, contribuyen para la finalidad del instituto: investigación, conservación y difusión del patrimonio cultural, además de la formación de nuevos cuadros de investigadores por medio de las escuelas de Antropología e Historia, y la de Conservación, Restauración y Museografía; es decir, todo un cuerpo de investigadores que en general están enfocados para estudiar al hombre y sus sociedades presentes y pasadas. A esto se suma la difusión y una amplia red de museos donde se incluyen los nacionales, regionales y de sitio. Por lo mismo la dependencia ha crecido, pero no lo suficiente como para abarcar lo que el país requiere: zonas arqueológicas, monumentos, archivos, en fin.

Precisamente ahora atraviesa una crisis relacionada con el despido de sus trabajadores.  

A lo largo del tiempo se han perdido por aspectos burocráticos, una serie de plazas que ya no son cubiertas por personal nuevo. Predominan los contratos eventuales que no dan garantía laboral y  que no dan prestaciones. El área cultural se ha visto afectada por esta política de reducción de personal en diversas dependencias.

¿De qué manera impacta en el funcionamiento del INAH, el hecho de contratar pasantes o investigadores jóvenes de manera eventual?

Muchos de los pasantes que hacen sus tesis con este tipo de contratos carecen de garantía laboral y uno de los riesgos es que no den seguimiento o no concluyan su investigación. En este sentido, sí hay proyectos que corren peligro de perder personal, personal que por otro lado ya tenía cierta experiencia.

¿El lugar que ocupa el INAH en el organigrama cultural lo limita en términos de acción?

Al igual que el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, depende de la Secretaría de Cultura y en este sentido, es indispensable que cuente con más recursos. Repito, el INAH tiene a su cargo el cuidado y la difusión de nuestro patrimonio como país, un patrimonio que va ligado a nuestra historia. Muchas otras instituciones tienen que ver con investigación histórica y antropológica, pero por ley el INAH es el que tiene las atribuciones para su cuidado, mantenimiento y difusión. Incluso, es un organismo con una presencia internacional significativa. Las exposiciones que envía al extranjero han tenido repercusiones importantes; sus proyectos de investigación han ganado premios internacionales. Para toda esta labor son necesarios desde los custodios que cuidan una zona hasta los investigadores. Ante las señales que amenazan la recontratación es necesario hacer ver las implicaciones del INAH. No solo se trata del desempleo y de gente que perderá su ingreso después de años de trabajar en la institución, también implica perder experiencia. Al rato tendremos que empezar de cero y preparar gente.

Aunque una de las críticas que se hacen a las instituciones culturales es la sobreburocratización…

Afortunadamente ya no tengo que hacer papeleos para obtener fondos para una investigación, pero sí he oído a compañeros que se quejan de que son muchas las exigencias burocráticas y papeleos para obtener fondos. Para los arqueólogos es muy importante la “temporada de secas”, es cuando se trabaja mejor porque no hay lluvias, si se retrasan los recursos y no empiezas en esta temporada todo se complica.

La mayoría de los recursos se van para trabajadores administrativos y la menor parte a proyectos académicos e investigaciones. ¿No tendría que ser al revés?

Es verdad, aunque parece que ya se está revirtiendo la situación.  Desde luego la mayor parte de los recursos deben ir a favor del investigador y de la conservación de los monumentos o publicaciones.

¿En términos de modernización y tecnología cómo está el INAH?

Hace 59 años que entré al INAH,  entonces la tecnología aplicada a la arqueología era diferente. Incluso en el Templo Mayor hace cuarenta años usábamos la plancheta para hacer un levantamiento, ahora es una herramienta de museo. Hoy contamos con apoyos para aplicar las tecnologías más novedosas.

¿Cuál ha sido la mejor época del INAH?

Me ha tocado ver a casi todos los directores del INAH y ha sido un sube y baja. La inauguración del Museo Nacional de Antropología, el 17 de septiembre de 1964 marcó un momento crucial. Es un espacio que reunió a las culturas prehispánicas en la planta baja y en el segundo a las culturas indígenas actuales, es decir representó en ese momento el quehacer del arqueólogo, el etnólogo, etc. Otro momento importante fue su creación aunque por cierto, la Escuela de Antropología nació un año antes, solo que estaba dentro del Instituto Politécnico Nacional, también creado por Lázaro Cárdenas. En 1972 se creó la Ley de Monumentos, misma que establece los principios que conciben como patrimonio nacional a los monumentos arqueológicos, artísticos e históricos, esta ley ha sido fundamental porque da cobertura jurídica y legalidad a todo el quehacer del INAH. Un derivado de la ley es la creación del Consejo de Arqueología, cuerpo colegiado que dictamina todos los proyectos arqueológicos del país. Otro episodio trascendente fue cuando Alberto Ruz encontró la tumba de Palenque; lo mismo que los descubrimientos de los proyectos que evidenciaron que la agricultura en México data de cinco mil o seis mil años. El INAH ha enriquecido la historia de México.

¿Cómo define el momento actual del INAH?

Muchas investigaciones siguen adelante y muchos colegas siguen trabajando, pero ahora estamos en un estado de alarma por la situación de los trabajadores. Entiendo que las autoridades de cultura están preocupadas por conseguir presupuestos adecuados para poder llevar a cabo una función que es para el bien de nuestra historia.

¿La Ley de Monumentos necesita actualizarse?

La Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados está llevando a cabo unas reuniones para analizar su estado. En mi experiencia, cada seis años les da por revisarla, pero hay que entender muy bien su contenido que realmente protege lo prehispánico de una manera fuerte. Bolfy Cottom ha expresado que la ley se ha estado actualizando para bien.

¿Las zonas arqueológicas se deben abrir al sector privado?

En materia arqueológica, colonial y de más, el Estado debe ser quien tenga el control. Si se ofrece algún apoyo o inversión tiene que ser a través de las instituciones correspondientes y bajo las normas del INAH.

¿Cuál debe ser la posición del INAH ante el Tren Maya?

Me alarma la precipitación. Antes de empezar las obras hay que tomar en cuenta los aspectos de las comunidades y los factores ecológicos. El INAH sin duda debe cuidar que se respete el área de monumentos y no sería la primera vez que se tendría que cambiar una ruta porque se encuentra un vestigio arqueológico importante.

libros

Contenido relacionado

Te recomendamos

Lo más leído

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación.


Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a comentarios@aristeguinoticias.com

Viral