AMLO desaparece a las víctimas (Artículo de Jacobo Dayán)

por Jacobo Dayán diciembre 12, 2018 8:54 am

"Con toda la atención nacional puesta en sus palabras era necesario colocar de manera central a las víctimas como parte fundamental de la agenda. Decidió omitirlas", escribe Jacobo Dayán.

Por @dayan_jacobo

El pasado 14 de septiembre en reunión con víctimas Andrés Manuel López Obrador terminó su discurso con palabras de aliento para las víctimas: “este es un diálogo que no termina ahora, es un diálogo permanente…por lo que corresponde a mi responsabilidad y lo voy a hacer ya, al momento que llegue a la presidencia, yo voy a pedir perdón, le voy a pedir perdón a todas las víctimas de la violencia y voy a comprometerme a que va a haber justicia en todo lo que humanamente esté de mi parte…no están solos”.

Desde entonces AMLO no se ha vuelto a reunir con las víctimas a pesar de múltiples solicitudes. Como Jefe de Estado tampoco ha pedido perdón. Ninguna palabra se ha dicho del proceso que se inició ese mismo 14 de septiembre para la construcción de una política de Justicia Transicional que genere respuestas en materia de verdad, justicia, búsqueda de desaparecidos, reparación y garantías de no repetición a las miles de víctimas en el país. Dicho proceso se ha venido trabajando, por un lado, con el equipo de Alejandro Encinas, y por el otro, academia, expertos nacionales y extranjeros, organizaciones de la sociedad civil y colectivos de víctimas.

En sus dos discursos del 1 de diciembre AMLO no hizo referencia alguna a las miles de víctimas del país. Solo anunció la Comisión de investigación para el caso Ayotzinapa. Ese era el momento adecuado para hablar de las víctimas. Con toda la atención nacional puesta en sus palabras era necesario colocar de manera central a las víctimas como parte fundamental de la agenda. Decidió omitirlas.

El 3 de diciembre, en el evento en que se firmó el decreto que creó dicha comisión, las palabras de reconocimiento a las miles de familias en busca de desaparecidos llegaron por parte de María Martínez, madre de uno de los normalistas, y de Alejandro Encinas. AMLO desapareció a los miles de desaparecidos. Por último, el 10 de diciembre, en la entrega del Premio Nacional de Derechos Humanos 2018, Andrés Manuel volvió a omitir a las víctimas. Tres oportunidades y sigue faltando a su compromiso.

Se ha discutido mucho sobre el aeropuerto, sobre consultas, sobre remuneraciones de la burocracia, sobre la relación con los gobernadores, entre otras. Nada sobre verdad y justicia. Nada más allá de pronunciamientos generales. ¿Habrá una Fiscalía General autónoma y sólida? ¿Sigue viva la agenda de Justicia Transicional? ¿Cómo implementarla en un entorno de militarización? No ha sido la agenda prioritaria de Andrés Manuel.

Cabe destacar el contundente discurso de Luis Raúl González Pérez, Ombudsman nacional, durante la entrega del Premio Nacional de Derechos Humanos. Palabras que tenían a AMLO como claro destinatario.

El Ombudsman hizo referencia, entre otras, al preocupante “discurso que nos polariza y divide”, al “común denominador [que] sigue siendo la impunidad que impera” para “México y sus víctimas [que] no olvidan”. Añadió que “no podemos engañar a la historia. El olvido no trae verdad ni es substituto de la justicia…el problema de las desapariciones en México no se limita a los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, sus alcances son mayores, hay miles de desaparecidos”. Sobre seguridad, González Pérez afirmó que “la Constitución, así como principios, recomendaciones y criterios formulados por instancias internacionales, en el sentido de que las tareas de seguridad pública deben quedar en manos de instituciones de carácter civil y reducirse, al mínimo indispensable, la participación militar en dicho ámbito”. Sobre justicia recordó la importancia de contar “con fiscalías autónomas, eficientes, con recursos y capacidades suficientes para que los delitos se investiguen y las sanciones a los responsables sean posibles”. Terminó haciendo una acertada afirmación: “los derechos humanos deben ser el eje de la cuarta transformación”. No hay transformación posible sin las víctimas.

Andrés Manuel debe verse en el espejo de sus antecesores. Es irresponsable e incluso criminal desaparecer la agenda de víctimas.

Contenido relacionado

Te recomendamos

Lo más leído

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación.


Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a comentarios@aristeguinoticias.com

Viral