‘“La montaña” da pie para hablar de nuestra relación con los medios y el machismo’: Lorenzo Hagerman

por Redacción AN / HG febrero 14, 2020 9:07 am

El realizador y fotógrafo mexicano habla de su participación en la película de Rick Alverson.

Por Héctor González

Estados Unidos, la década de los cincuenta. El doctor Wallace Fiennes (Jeff Goldblum) es una celebridad gracias su forma de aplicar la lobotomía. A fin de tener registro fotográfico de sus giras, contrata a Andy (Tye Sheridan), un joven cuya madre está confinada en un hospital psiquiátrico. Inspirado en la figura del médico Walter Freeman, Rick Alverson filmó La montaña, una historia que tiende puentes con el presente y que contó con la fotografía del mexicano Lorenzo Hagerman, quien habla en entrevista.

¿Cómo te involucras con La montaña?

Llego al proyecto de manera natural. Trabajé con Rick Alverson en Entertaiment, su película anterior y La montaña es la continuación de nuestra colaboración.

¿Cómo trabajaste la fotografía a partir de una historia ambientada en los cincuenta?

Desde luego había una necesidad por evocar una época muy particular como fueron los cincuenta. Un periodo que se distingue por el choque de un mundo conservador con otro más joven y con otras necesidades. En particular, el tema de las lobotomías y los hospitales psiquiátricos era un escándalo. Las clínicas estaban sobrepobladas de gente a la que hoy de ninguna manera la mandarían a un psiquiátrico, simplemente eran personas incómodas para un sector que terminaban enclaustradas. En este contexto surgió el doctor Walter Jackobson Freeman uno de los grandes promotores de las lobotomías y quien ofrecía hacer cirugías en cinco minutos y con picahielos Su éxito fue tal que hasta la sobrina de Kennedy fue con el. Hablando con Rick acordamos darle cierto carácter a la imagen que evocaba a esta época.

¿Cuáles fueron estos acuerdos?

Desde la primera película Rick y yo hicimos una especie de dogma o reglamento respecto al movimiento de la cámara. Es un ejercicio muy saludable porque una vez en el set abruma la infinita cantidad de posibilidades para contar la historia. Trabajar con directores como él o Amat Escalante es gratificante porque han sido fotógrafos y saben cómo funciona una cámara.

Tú también eres director, de modo que también tienes la sensibilidad para colocarte en su papel.

He sido director de documentales. En el terreno de la ficción siempre me he mantenido como director de fotografía, pero definitivamente esto te da herramientas. Mientras filmo sea ficción o no, estoy consciente del lenguaje y la edición. Pienso en lo que va a servir en términos del montaje de la película y no me limito al preciosismo.

Una película con una importante carga psicológica como La montaña exigía por su propia naturaleza, cuadros o planos cerrados, ¿no?

Filmar en el formato cuadrado o 4/3 te permite estar cerca de los personajes y al mismo tiempo verlos de cuerpo completo. Durante el rodaje lidié con la enorme diferencia de estaturas entre Jeff Goldblum, quien es muy alto, mientras que Tye Sheridan es más estándar. En más de la mitad de la película ambos salen a cuadro lo cual dificultó mucho los encuadres. Y más si estábamos en locaciones que habían sido instituciones mentales o en espacios muy limitados donde me podía hacer para atrás. El formato 4/3 no sólo facilitó las cosas, también aportó imágenes fascinantes. Me parece una lástima que con argumentos de mercadotecnia y comerciales, lo quisieran desplazar. Afortunadamente cada vez son más los directores que van por recuperarlos ahí tenemos las películas Aída y Cold War.

¿Cuál es la diferencia entre hacer cine independiente en México y en Estados Unidos?

Una diferencia fundamental son los fondos públicos. En México y Latinoamérica los hay y eso facilita el financiamiento. En Estados Unidos no existen, por eso el cine independiente norteamericano la tiene muy difícil. Allá no importa que ganes en Venecia ni reconocimientos internacionales, ni siquiera la historia. Cuando vas a ver a un financiador lo primero que te pregunta es qué actores tiene. En su lógica esto es lo que les va a dar dinero, aunque es verdad que hay productores interesados en posicionarse por contenidos específicos creo que por eso entró Vice a La montaña

¿Al hablar de la lobotomía, La montaña parece que nos busca invitar a pensar en la enajenación en que vivimos?

Claro porque da pie a hablar de la relación de los medios con la sociedad, pero también del machismo porque entonces los hospitales estaban llenos de mujeres que eran consideradas complicadas para su familia. Rick Alverson es muy agudo en su visión de los retos de la comunidad moderna. Es un director a quien le gusta incomodar a la audiencia en el sentido de no entregar lo obvio y sí de incitar a pensar. Trabajar con realizadores de este tipo es muy estimulante.

libros

Contenido relacionado

Te recomendamos

Lo más leído

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación.


Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a comentarios@aristeguinoticias.com

Viral