Uber, Airbnb… los mitos de la Economía Colaborativa

por Redacción AN septiembre 28, 2017 11:02 am

El científico canadiense Tom Slee publica ‘Lo tuyo es mío. Contra la Economía colaborativa'.

La Economía Colaborativa consiste en una oleada de nuevos negocios que se sirven de internet para poner en contacto a clientes con proveedores de servicios a fin de realizar transacciones en el mundo real, como el alquiler de apartamentos por breves periodos, trayectos en coche o tareas en el hogar.

Sus defensores sostienen que es una forma alternativa a la economía convencional que no sólo resulta más sostenible, sino que además permite al individuo convertirse en un microemprendedor con mayor control de su vida.

El académico, empresario y científico canadiense, Tom Slee, plantea una crítica contra este esquema de negocios en su libro Lo tuyo es mío. Contra la economía colaborativa (Taurus).

“Escribí este libro porque los objetivos de la Economía Colaborativa apelan a ideales con los que se identifican muchas personas, incluido yo; ideales como la igualdad, la sostenibilidad y la comunidad. La Economía Colaborativa sigue contando con el apoyo y la lealtad de muchas personas progresistas —en particular de jóvenes que se identifican claramente con las tecnologías que utilizan— cuyos instintos bondadosos están siendo manipulados y que acabarán por sentirse traicionadas. La Economía Colaborativa invoca esos ideales para amasar inmensas fortunas privadas, para ir en contra de comunidades reales, para fomentar una forma de consumismo más opresiva y para crear un futuro más precario y con más desigualdades que nunca”, argumenta.

En su tesis expone que este tipo de negocios están generando nuevas formas de consumo más abusivas que nunca. La expresión “un dinerillo extra” resulta ser la misma que se utilizaba para los trabajos de las mujeres hace cuarenta años, cuando no se los consideraba trabajos “de verdad” que conllevaran un salario digno y, por tanto, no requerían ser tratados con el mismo modo que los trabajos de los hombres.

En lugar de liberar a los individuos para que tomen el control sobre sus propias vidas, muchas empresas de la Economía Colaborativa están ganando dinero para sus inversores y ejecutivos creando buenos empleos para sus ingenieros informáticos y expertos en marketing, gracias a la eliminación de protecciones y garantías alcanzadas tras décadas de esfuerzos y a la creación de formas más arriesgadas y precarias de trabajo mal remunerado para quienes en verdad trabajan en la Economía Colaborativa.

El autor muestra cómo la Economía Colaborativa extiende las más duras prácticas del libre mercado a áreas de nuestras vidas previamente protegidas y ofrece la oportunidad a unas pocas personas de enriquecerse perjudicando a su comunidad y empujando a individuos vulnerables a asumir riesgos insostenibles.

libros

Contenido relacionado

Te recomendamos

Lo más leído

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación.


Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a comentarios@aristeguinoticias.com

Viral